By 3 abril, 2019 CVSI Sin comentarios

Campus deportivo en el Veleros San Isidro con el proyecto «Naveguemos a Ciegas»

El sábado 30 de marzo se realizo en el Club de Veleros San Isidro la presentación oficial del Proyecto de Enseñanza y  Desarrollo de la Navegación a Vela para personas con discapacidad visual.

Dicho proyecto de desarrollo deportivo inclusivo comenzó a finales de 2018 y durante estos tres meses los chicos aprendieron a navegar en kayak, tabla de windsurf y velero biguá 373 en forma totalmente independiente.

En horas del mediodía, como todas las clases, Renzo, Ezequiel y Matías- junto a su profesor Fernando  Bonastre, quién tuvo la visión y vivencia clase a clase de la evolución de sus alumnos,  preparan las embarcaciones para disfrutar de esta actividad en pleno contacto con la naturaleza. Poner las velas, acomodar los cabos, poner el timón, sentir de dónde viene el viento, son los primeros pasos para el posterior disfrute.

Dialogando con el Director Deportivo del CVSI, Ezequiel Vescio, sobre la actividad, nos comentó: “La visión política del club en lo deportivo es incluir, no sólo con la alta perfomance, actividades de iniciación como Optimist, Cadet y 420, sino la de realizar actividades inclusivas con  los chicos ciegos como así también aquellos con síndrome de down, que participaron de la colonia náutica del pasado verano”. Además enfatizó: “Tenemos un centro de entrenamiento y campus deportivo donde los chicos pueden navegar desde temprana edad hasta grandes”.

Hablando sobre su mirada hacia los chicos ciegos y proyectos, Vescio nos mencionó: “Es sorprendente ver su evolución, su potencial es enorme y eso se ve en sus logros en tan poco tiempo; dominar las embarcaciones, conocer los rumbos, volver solos a tierra y disfrutar sus sonrisas al llegar. El objetivo a corto plazo es  formar dos tripulaciones con las embarcaciones del astillero Biguá, y poder desarrollar regatas entre ellos”.

A su vez Matías Olivera, actual Campeón de fútbol con Los Murciélagos en Japón y alumno de la escuela náutica inclusiva, nos dijo: “Esta es mi primera experiencia náutica, me siento muy tranquilo, cómodo, relajado y disfruto; se los aconsejo a todos los chicos que, como yo, no ven, ya que se puede disfrutar”.

Por su parte Ezequiel Monti, otros de los alumnos, nos mencionó: “Disfruto mucho haciendo vela, kayak, windsurf, siendo mi primera vez, ya que nunca anduve; cuando me enteré no me lo esperaba y a las dos semanas me gustó y re enganché. Como dijo Matías, se los recomiendo a todos los chicos que no ven, no se lo pueden perder”.

Por último, el más “peque”, Renzo Lacovara Torreche (de 9 años) dijo: “Soy de Villa Martelli y vengo a disfrutar del windsurf, ya que me gusta mucho el sentir la velocidad arriba de la tabla”.

En resumen, una experiencia inolvidable, inclusión en su máxima expresión, contacto directo con la naturaleza y el deporte a flor de piel.

FUENTE: www.cvsi.org.ar

Deja un comentario