En San Isidro se realizan trabajos de dragado que benefician a la actividad náutica

El intendente Gustavo Posse recorrió el canal de acceso al puerto de San Isidro en donde la Federación de Clubes Náuticos local realizó mejoras para la navegación en el Río de la Plata.

Cada vez que se producía una bajante en el canal de acceso al Puerto de San Isidro se condicionaba la navegación y la actividad náutica en general. Para resolver esta problemática, la Federación de Clubes Náuticos de San Isidro realizó obras de dragado y limpieza que permitieron incrementar la profundidad y lograr los niveles de navegabilidad necesarios.

El jefe comunal recorrió el canal donde se quitó exceso de barro, arena y troncos que dificultaban la navegación, produciéndose incluso la varadura de las embarcaciones. “Este trabajo de infraestructura con la Federación garantiza el acceso al puerto para los clubes y navegantes y es importante porque se beneficia la industria náutica, que es muy importante en San Isidro”, afirmó Posse.

Tras un mes de obras, se logró llevar el nivel del río de 60 centímetros a más de dos metros de profundidad. Desde la Federación contaron que se utilizaron dragas para sacar todo el refulado que obstruía el canal. Esa limpieza del sedimento generado por las bajantes y subidas del río, ahora permite la navegación deportiva, de la Prefectura Naval Argentina y el acceso al puerto.

Al caer la altura del agua a 60 centímetros, uno de los perjudicados eran los habituales veleros que son utilizados por los socios de los clubes. “Normalmente cuando se entraba se veía que había agua, sin embargo, la profundidad se reducía notablemente impidiendo que los veleros puedan navegar por su calado y se producían varaduras”, señaló Francisco José González Mazza, representante de la Federación de Clubes Náuticos de San Isidro, a lo que completó: “Siempre tenemos la colaboración del Municipio para el drenaje de los sedimentos. La arena que se saca es reutilizada en el hipódromo y en distintos espacios deportivos”.

(TEXTO Y FOTO: Prensa Municipalidad de San Isidro)

85 días de navegación para unir Portugal y Mar del Plata en su velero de 28 pies

(CABLE Y FOTO: Agencia Télam)

Juan Manuel Ballestero salió el 24 de marzo en una travesía transoceánica desde Portugal para estar junto a sus padres Carlos Ballestero, de 90 años, y Nilda Gómez de 82, y después de 85 días en alta mar llegó por fin de nuevo a «La Feliz», en el marco de la pandemia Covid-19.

Un navegante de 47 años arribó esta tarde al puerto de Mar del Plata en un velero de menos de 10 metros de largo (28 pies) luego de una travesía de más de 8.000 kilómetros en soledad desde Portugal, donde se embarcó hace casi tres meses con el objetivo de reencontrarse con sus padres tras del cierre de las fronteras por la pandemia de coronavirus.

Juan Manuel Ballestero, aventurero, surfista, socorrista, buzo y paracaidista oriundo de la localidad balnearia, completó su escala final minutos después del mediodía, cuando una pequeña ventana en medio de un fuerte temporal de lluvia le permitió ingresar al espejo de agua de la terminal marítima y amarrar en la boya de cortesía del Club Náutico.

Envuelto en su equipo de agua rojo, el hombre alzó los brazos sobre la cubierta del «Skua» para festejar, mientras su hermano, un grupo de amigos y personal del club lo saludaba desde un espigón.

Minutos antes del ingresar al puerto, cuando el relieve de los edificios marplatenses empezó a recortarse entre la bruma a pocos kilómetros, el hombre describió su alegría en un breve video que grabó desde el velero con su teléfono celular y que enviara a sus allegados: «Lo he logrado. Vamos el Skua, el Skuita, una nave».

«¿Cómo va muchachos? Ahí está Mar del Plata. No van a ver nada porque está todo con neblina, parece que llegué a Londres», bromeó Ballestero con la ciudad de fondo, mientras el barco avanzaba con viento a favor.

Tras haber cubierto el último tramo desde el puerto de La Paloma, en Uruguay, y completar un viaje de 85 días, el hombre deberá permanecer otros 14 más a bordo del buque amarrado, para cumplir con la cuarentena pertinente.

«Escucho el ruido del guinche y sé que estoy en casa», gritó al llegar el navegante, con el sonido de fondo de la maquinaria del Astillero Contessi, ubicado a pocos metros del amarre.

Un empresario pesquero de la ciudad y amigo suyo ofreció pagarle si fuera posible -«a cambio de un asado cuando esté permitido»- un hisopado en un laboratorio privado, para que pueda pisar tierra cuanto antes.

Tal como indica el protocolo sanitario, Ballestero completó los trámites migratorios correspondientes sin bajar de la embarcación, y solo tuvo contacto con personal de Prefectura Naval Argentina, que se acercó en un bote, y en las próximas horas harán lo propio agentes de Sanidad de Fronteras.

Una vez superadas las medidas de aislamiento, Ballestero podrá reencontrarse personalmente con quienes fueron la meta principal de su travesía oceánica: su padre, Carlos (90), un reconocido capitán de pesca de la ciudad, y su madre, Nilda (82).

«Lástima que esto es en el marco de una pandemia maldita, de cuarentenas y demás, pero ojalá que volvamos a la normalidad todos. Ojalá nos veamos pronto», aseguró.

El hombre había salido el 24 de marzo último desde Porto Santo, la segunda isla más grande del archipiélago portugués de Madeira, tras el cierre de las fronteras por la pandemia por el nuevo coronavirus.

Después de cruzar el océano y acercarse a la costa brasileña, debió recalar en la localidad de Porto Belo, en Santa Catarina, por algunos inconvenientes técnicos, y tras algunas escalas más en Brasil y Uruguay encaró el tramo final de 500 kilómetros hacia el puerto marplatense.

Allegados suyos contaron a Télam que había ingresado en La Paloma «para ponerse a resguardo» ante un temporal, y luego inició el tramo final bordeando la costa bonaerense.

Ballestero se mostró «feliz y muy contento» de haber llegado a Mar del Plata y de haber ingresado y podido amarrar antes de que anocheciera, porque el pronóstico preveía fuertes vientos y un alerta meteorológico para las próximas horas, lo que podría haber demorado la llegada.

Este cruce oceánico fue el segundo del navegante, ya que en 2011 había realizado un viaje en velero entre Barcelona y Mar del Plata.

Protocolo de la FAY para la paulatina reanudación de la actividad de vela y el mantenimiento de embarcaciones

(COMUNICADO DE LA FEDERACIÓN ARGENTINA DE YACHTING)

Las recomendaciones de buenas prácticas que se realizan en este documento serán
presentadas a la Prefectura Naval Argentina y la Secretaría de Deportes de la Nación a los efectos de
lograr la paulatina normalización de la actividad frente a la pandemia que vivimos como consecuencia
del virus denominado Covid 19.

Las mismas tienen como objetivo compatibilizar las normativas y
recomendaciones de las autoridades sanitarias con la práctica de nuestro deporte a los efectos que su
reactivación no genere riesgos adicionales que puedan afectar a la Salud Pública. Nuestro deporte se
practica siempre al aire libre, no es un deporte de contacto, no se practica con público, no aglutina a
gran cantidad de personas durante su práctica, y las instalaciones de guarda de equipamiento en
general permite el cumplimiento de las condiciones que el Estado ha impuesto para desenvolverse en
la via pública durante la pandemia.

El deporte en general y especialmente la vela lo realizan personas de diferentes edades, y su
práctica responsable frente a la pandemia puede contribuir especialmente a la salud de quienes lo
realizan tanto en los aspectos psíquicos y físicos. Asimismo, la industria de astilleros y servicios, que
se encuentra alrededor de la práctica de la vela deportiva y/o recreativa, se encuentra absolutamente
parada, por lo que la paulatina reactivación de la actividad de una manera segura es una necesidad
para muchas familias.

Por otro lado, nuestra actividad se inicia y concluye dentro de clubes que brindan sus
instalaciones para la guarda del equipamiento brindándonos seguridad a los deportistas, pero su
práctica ocurre en grandes espejos de agua muy lejos de situaciones concretas de contagio. Así las
cosas, teniendo en cuenta la realidad de nuestro deporte y las cuestiones variadas y de urgencia que
se plantean en nuestros clubes es que se ha confeccionado este documento, que por una cuestión
metodológica se dividirá cuatro protocolos independientes que respeten los mismos criterios generales
que aquí se establecen, a saber:

Criterios generales:

1) No se dictarán clases teóricas de manera presencial hasta que no se reinicie esa actividad en
escuelas y colegios.

2) No se organizarán campeonatos multiclase o cualquier otro evento que requiera
conglomeración de personas hasta que se reanude la actividad escolar.

3) No se habilitarán los vestuarios para la utilización de los deportistas. Los deportistas llegarán al
club en condiciones de ir a navegar y luego se retirarán a cambiarse en sus domicilios. Su
utilización sólo se autorizará en casos de fuerza mayor.

4) Las instalaciones sanitarias se podrán utilizar de una manera restrictiva con guardias de
limpieza permanentes.

5) Los deportistas y entrenadores no utilizarán transporte público para llegar a los clubes.

6) Para disminuir la densidad de personas en los clubes se establecerán por lo menos tres turnos
de actividad deportiva. Estos grupos no podrán variar ni alternarse de forma temporaria.

7) Todo trámite administrativo se realizará a distancia, la marinería guardará las distancias
reglamentarias a los efectos de realizar su trabajo y evitar contagios recibiendo los
instrumentos de seguridad y de higiene necesarios para prevenir los contagios. Los
entrenadores brindarán la seguridad desde sus embarcaciones manteniendo las distancias
reglamentarias. Para el caso que por razones de seguridad o fuerza mayor, deban prestar
asistencia directa a un deportista, no podrá realizar actividades con otros grupos por 14 días.
8) Los deportistas extremarán el principio de autonomía en la práctica del deporte respetando las
distancias personales recomendadas. Las tripulaciones de dos o más personas en ningún caso
podrán rotar. A estos efectos deberán tener la autorización expresa del club.

9) En los playones de guarda las embarcaciones en utilización deberán tener una distancia de tres
metros entre cada una de ellas.

10) Cualquier persona que presente el más mínimo síntoma de la enfermedad se abstendrá de
participar en cualquier actividad, y comunicará la situación de forma inmediata al club para que
se tomen todas las medidas preventivas que correspondan.

11) Cualquier deportista que se integre a la actividad deportiva deberá presentar una declaración
jurada en donde se afirme que no se contagió la enfermedad denominada Covid 19, y que en
los últimos 15 días no presentó ningún síntoma de la enfermedad, ni convive con ninguna
persona que se encuentre en la situación antes descripta. En el caso de menores de edad la
nota deberá ser firmada por los padres. Para el caso que el deportista haya estado enfermo o
haya presentado en algún momento los síntomas del Covid 19, deberá acompañar un
certificado médico a los efectos de habilitarlo para la práctica del deporte.

Es importante señalar que esta Federación requirió la confección de un dictamen legal respecto
de la situación creada por la imposibilidad de los propietarios de embarcaciones deportivas de ejercitar
sobre ellas actos de guarda y limpieza. El contenido de este reporte se agrega por separado a este
documento. Asimismo, queremos hacer saber que se realizó una serie de consultas a otros países
para verificar las pautas que en cada caso se están teniendo en cuenta para la reanudación de la
actividad náutico.

Diferentes aspectos de la práctica de nuestro deporte a ser reguladas:

a) Protocolo para el resguardo y mantenimiento de embarcaciones que se encuentran amarradas en
los clubes.

b) Protocolo de entrenamiento del Equipo Argentino de Vela de alto rendimiento deportivo (Equipos de
categorías Olímpicas de mayores y juveniles).

c) Protocolo para la práctica de nuestro deporte de manera inicial, juvenil o recreativa en monotipos.

d) Protocolo para la práctica de nuestro deporte en barcos de quilla.

Las normas y condiciones de buenas prácticas específicas que se señalan para cada una de las
cuatro categorías que se establecen en este documento son complementarias de toda la normativa
emitida por las autoridades nacionales y/o locales, a saber:

A) Protocolo para el resguardo y mantenimiento de embarcaciones que se encuentran
amarradas en los clubes:

Aclaraciones iniciales: Por separado se ha elaborado un dictamen jurídico (que se adjunta por
separado) por el cual se deja en claro la extrema necesidad de habilitar de forma inmediata el acceso
de dueños y/o armadores de una forma ordenada y segura a sus embarcaciones a los efectos de
supervisar, controlar y colaborar con los clubes en la guarda de las mismas. Los conocimientos
específicos de cada embarcación, en lo que se refiere a sistemas eléctricos, posición de esclusas,
posibles vías de agua, prevención de contaminación con combustibles, hacen que sea indispensable
la participación de dueños y/o armadores de forma inmediata. Por otro lado, las tareas de limpieza
dentro de las embarcaciones deben ser realizadas de manera segura por sus propios dueños o por
quienes ellos autoricen de forma tal de prevenir plagas y demás cuestiones de higiene, en la medida
que se extienda la cuarentena. Debe quedar en claro que muchas embarcaciones se encuentran
cerradas, son propiedad privada, y el deber de guarda de los clubes no puede ser realizado sin la
participación de dueños y armadores. No es posible delegar en los clubes la guarda integral, toda vez
que carecen de la capacidad operativa para realizarlo. Esta solicitud que se hace tiende a resguardar
de una manera segura las embarcaciones deportivas, de forma tal de no afectar el patrimonio de los
ciudadanos y evitar posibles estragos que puedan afectar al conjunto (Hundimientos, incendios, y
situaciones contaminantes). No debemos olvidar, que incluso con el control habitual suceden estragos,
por lo que una situación de abandono generalizado obligado aumenta el riesgo de que ocurran los
mismos.

Es así que mientras los clubes permanezcan cerrados, se mantenga la situación de cuarentena, y la
prohibición de navegar, proponemos que con el fin de evitar estragos y bajo la supervisión de los
clubes se autorice a dueños y/o armadores a concurrir a sus embarcaciones deportivas
periódicamente de una forma segura a los efectos de poder cumplir con su obligación de guarda y
evitar estragos.

Los protocolos que realicen los clubes deberán seguir los siguientes principios, a saber:

1) Los socios previamente deberán enviar al club una declaración jurada en la que afirmen no haber
tenido los síntomas del Covid 19 en los últimos 15 días ni convivir con una persona en esa
situación, que no moverán la embarcación de su amarra salvo en casos de fuerza mayor y con
autorización del club, y que respetarán el protocolo de acceso establecido por las autoridades del
club. En el caso, que el socio hubiese estado enfermo deberá requerir un certificado médico y
entregarlo a las autoridades del club.

2) Los clubes establecerán turnos para evitar que se generen cúmulos de personas en los accesos a
los clubes, y/o en cada lugar de amarre. Los autorizados deberán dirigirse directamente a sus
embarcaciones para realizar la actividad de mantenimiento, guarda y limpieza.
3) El acceso será al sólo efecto de realizar tareas de guarda y limpieza. No está autorizado que
permanezcan en la embarcación por más de 45 minutos. Salvo que existieren cuestiones de
fuerza mayor que requieran de una reparación urgente.

4) En el caso que para llegar a la embarcación se requiera de un traslado, los clubes proveerán los
medios para que el traslado se realice de una manera autónoma o en embarcaciones en las que
se respetarán las distancias requeridas para el transporte público resguardando especialmente la
salud del personal involucrado.

5) En todos los casos se respetarán dentro del club las reglas para circular en la vía
pública· Ejemplo: (i) Distanciamiento interpersonal; (ii) Lavado de manos con agua y jabón de
forma frecuente; (iii) provisión y utilización del alcohol en gel para las manos cuando se manipulen
cosas a causa o en ocasión del trabajo; y (iv) ventilación del lugar de trabajo y/o la desinfección de
los baños, objetos y herramientas de trabajo de uso frecuente.

6) Los clubes darán cumplimiento a la Resolución 29/2020 de la SRT. (SARS-CoV-2.
Recomendaciones y Medidas de Prevención en Ámbitos Laborales).

7) Los clubes podrán emitir certificados de los turnos otorgados para procurar la correcta guarda,
vigilancia y limpieza de sus embarcaciones deportivas, a los efectos de que, en caso de ser
necesario, propietarios y/o armadores gestionen y/o justifiquen la necesidad de circular.

8) Los clubes a requerimiento de la autoridad marítima informaran el detalle de las personas
autorizadas periódicamente, conservando digitalmente las declaraciones juradas efectuadas.
9) Los clubes establecerán las sanciones internas que correspondan a quienes no cumplan
estrictamente con los protocolos.

B) Protocolo de entrenamiento del Equipo Argentino de Vela de alto rendimiento deportivo
(Equipos de categorías Olímpicas de mayores y juveniles).

Es prioritario la reanudación de la práctica del deporte en el agua a los efectos de mantener el
estado de entrenamiento de los deportistas y no perder el nivel competitivo que hoy presentan
los deportistas. La práctica se podrá realizar de manera segura en los clubes que se habiliten al
efecto.

1) Los deportistas previamente deberán enviar a la Federación una declaración jurada en la que
afirman no haber tenido los síntomas del Covid 19 en los últimos 15 días ni convivir con una
persona en esa situación y que respetarán el protocolo de entrenamiento seguro establecido
por la Federación. En el caso que el deportista hubiese estado enfermo deberá requerir un
certificado médico y entregarlo a las autoridades del club a los efectos de poder reiniciar la
actividad. Los deportistas en conjunto con la Federación verificarán de acuerdo a una
certificación médica del deportista las medidas de resguardo personal que se deberán tomar en
cada caso.

2) Las prácticas de los Equipos Nacionales estarán bajo la supervisión directa de la FAY y de sus
entrenadores.

3) La FAY determinará los lugares específicos para las prácticas como así también el cronograma
de actividades.

4) Se deberán cumplir todos los requerimientos enumerados en el protocolo identificado con la
letra c) de este mismo documento.

5) Los entrenamientos deberán cumplir con las normas de sanidad que sean impuestas en los
clubes actúen como base de los entrenamientos.

6) La Federación informará a la Prefectura Naval Argentina respecto de los entrenamientos que
se dispongan y los entrenadores a cargo elaborarán un reporte de cada entrenamiento
identificando a los deportistas que participan del mismo.

C) Protocolo para la práctica de nuestro deporte de manera inicial, juvenil o recreativa en
monotipos.

Condición: Habilitación por parte del estado de la navegación deportiva de manera limitada.

1) Los deportistas previamente deberán enviar al club una declaración jurada en la que afirman no
haber tenido los síntomas del Covid 19 en los últimos 15 días ni convivir con una persona en esa
situación y que respetarán el protocolo de acceso establecido por las autoridades del club. En el
caso que el deportista hubiese estado enfermo deberá requerir un certificado médico y entregarlo
a las autoridades del club a los efectos de poder reiniciar la actividad.

2) Toda actividad encuadrada bajo este protocolo debe ser comunicada previamente a la Federación
y cumplir con lo establecido en este Protocolo. Para esto, la afiliada solicitante debe completar el
formulario del Anexo A y enviarlo a fay@fay.org No debe iniciarse actividad sin este trámite inicial.
La Federación junto con los Clubes informarán a la Prefectura Naval Argentina la iniciación de las
actividades conforme a este Protocolo.

3) Todos los entrenamientos deben estar supervisados por el Club, el que asignará un entrenador
certificado por lo menos CT1 o entrenadores Nacionales FAY , quienes serán la autoridad de
control de este protocolo. En el caso que el Club no cuente con un entrenador certificado la
Federación podrá asignar un tutor responsable.

4) Las flotas permanecerán en el área de cada club, sin que se genere movimientos de a flota a otras
ciudades. Teniendo en cuenta la problemática que vive el litoral con la excepcional bajante
producida en el río Paraná, se podrá autorizar el traslado de material y deportistas previa
presentación de un plan que asegure el cumplimiento de las pautas de seguridad sanitaria
establecidas.

5) Los deportistas o sus representantes (cuando sean menores de edad) deben firmar un
compromiso de cumplimiento de este protocolo. El incumplimiento de este implica la suspensión
de su derecho a participar de las prácticas quedando sujeto a una posible sanción disciplinaria
bajo regla 69 RRV y dependiendo el caso a acciones penales si así lo amerita.

6) El grupo de entrenamiento debe permanecer constante en todo el calendario de la actividad para
que, en caso de algún positivo, poder determinar el grupo de posibles contagiados. Se debe evitar
la rotación de los integrantes. Los deportistas deben llegar al club con ropa de navegar ya
colocada.

7) Estará prohibido el uso de los vestuarios en las instalaciones del club salvo fuerza mayor.

8) Se deben movilizar por medios particulares sin poder utilizar transporte público.

9) Las sesiones teóricas de apertura y cierre, se realizarán en forma virtual o bien a una distancia de
al menos 3 metros entre participantes y al aire libre.

10) Los barcos estarán ubicados en tierra a una distancia no menor a 3 metros entre uno y otro.

11) Está prohibido compartir cualquier tipo de material y herramientas entre los participantes.

12) El uso de barbijo/tapabocas que cubra por completo nariz/boca/mentón debe ser obligatorio tanto
en tierra como en el agua.

13) El uso de “barbijo, cubrebocas o tapabocas casero“ debe ser lavado con agua y jabón al menos
una vez al día, y cambiarlo inmediatamente si se encuentra sucio o mojado.
(https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/barbijo).

14) Cada participante deberá traer su propia botella de hidratación y comida.

15) No se podrá dejar material alguno en el bote del entrenador.

16) Una vez finalizada la actividad los deportistas y técnicos se retirarán del club procediendo a
cambiarse en sus respectivos hogares.

17) Las sesiones de entrenamiento no pueden involucrar a más de 6 deportistas por turno. Para
trabajar con más deportistas se deberán diferir los turnos.

18) Se navegará en condiciones de riesgo limitado quedando prohibida la navegación con más de 18
nudos.

19) Los entrenadores responsables generarán un reporte digital para los clubes con los datos
personales de los deportistas que participaron en cada práctica (Nombre, teléfono móvil, DNI).

20) Cada deportista debe asear su barco y material en forma personal con agua dulce con la
proporción de lavandina aconsejada.